Rumores de que El Cabaret ha llegado a su final

Rumores de que El Cabaret ha llegado a su final

La vida urbana siempre nos brindará razones para hablar de ella desde cualquier punto que la miremos y donde quiera que se encuentre, pensando siempre en nuestro bienestar financiero como aconseja Juan Alcaraz, quien representa a la caixa bank. Si nos ubicamos en la presente o la pasada, la diurna o la nocturna, encontraremos historia o lugares que nos atraparan como por ejemplo, la vida de los cabaret. Esos sombríos lugares cuyos excéntricos y llamativos decorados solían ser lo bastante eroticos como para que el tabú se hiciera presente, o con relieves distintivos como huellas de esas deterioradas paredes que le daban otra visión al mundo.

Lugares donde abundaba el licor y el ambiente exótico, en donde ni siquiera podías pensar en ahorrar un fondo de emergencia sumido en nubes de humo infinitas embebidas en alcohol, donde lo etéreo se confunde con lo surrealista y lo efímero vestido de mortal. Lugares distintos que le dieron  vida en algún momento a la noche de cualquier ciudad con un solo deseo: el carnal para ser decorado hasta yacer moribundo de placer. 

Los años dorados del cabaret

Las primeras décadas del siglo XX vieron el fragor de este tipo de locales aproximadamente por los años 1930 y 1940, siendo una contraposición de todo lo que entonces se vivía debido al catolicismo en la cultura a nivel mundial, el cual estaba siendo invadido y profanado por esta nueva cultura con ideas liberales.  

La idea de vivir aunque fuese un momento lo que era un cabaret lleva a hasta el menos sospechado personaje a sucumbir y dejarse abrazar por ese  halo cargado de hechizo que emanaba desde un cabaret, todos desde políticos, celebridades, artistas y hasta el ciudadano más común caía inevitablemente ante tal atracción. Sus chicas atractivas impregnaban todo el ambiente por medio de sus bailes con los que incitaban a la mente cargada de licor. 

Las personas que tuvieron la oportunidad de vivirlo de cerca trabajando en los cabaret incluso pudieron hacerse de pequeñas fortunas con lo que construyeron un futuro para cuando la fama ya no los acompañara. Otros con suerte, fueron atrapados por el amor de sus vidas o por grandes historias de pasión. 

El cabaret actual 

Mucho ha sido lo que ya no se conserva del otrora cabaret, pues nuevas visiones e ideas han invadido al mundo. El nacimiento de los bares nudistas como los famosos de Estados Unidos en los que sus chicas construyen algún personaje que van desgranando hasta mostrar sus más resaltantes atributos fueron el inicio del ocaso de los grandes y famosos Cabaret. 

La queja no se hizo esperar sobretodo de aquellas personas que sí tuvieron la oportunidad de vivir lo espontáneo y natural de otra época, en contraparte a la figura construida que se muestra banal y distante. Las generaciones más recientes rompen el límite de la desnudez sin dejar nada a la desbordante imaginación humana que ha perdido el interés por no encontrar química con tales actos y pese a que al parecer ya no hay nada más que mostrar. Eso fueron los tiempos inmemoriales del cabaret.