Cabaret Voltaire: esta es la cafetería con más historia de Suiza

Sin duda la historia del hombre no fuese la misma si no existieran establecimientos para relacionarse como son las cafeterías, sin duda estos espacios son los responsables de servir de escenario para que la humanidad pueda prosperar como lo ha hecho hasta ahora, tampoco si el hombre no bebiera algunas tazas de café psicoactivo que permite fluir geniales ideas, en lugar de cualquier bebido alcohólica que en su lugar provoca es adormecimiento de la mente, por ejemplo, el historiador Tom Standage señala en su libro “La historia del mundo” las cafeterías fueron en su época una especie de un internet analógico.

Dentro de las cafeterías se han redactado una gran corriente literaria, se han planificado movimientos políticos, intercambio de diversas ideas fluidas, conversaciones entre personajes de alcurnia y más, por eso es que todas las personas sienten que hacen un viaje en el tiempo cuando visitan el Cabaret Voltaire, la cual es probablemente es la cafetería más importante de toda la nación Suiza. Esta cafetería entrañable de Zúrich por muchos años fue el epicentro del dadaísmo, este es uno de los movimientos culturales más importantes de la historia, todo esto empezó en el año 1916 cuando un grupo de poetas brillantes coincidieron en el lugar en donde se encuentra radicado el Cabaret Voltaire.

Desde muchas épocas atrás el Cabaret Voltaire ha sido espacio especial para todos aquellos que deseaban un mundo diferente, se ha caracterizado por apoyar tendencias mundiales vanguardistas, un ejemplo de ello es su instalación de un sistema eléctrico y de gas amable con el ambiente, esto además de permitirles contribuir a la conservación del planeta también reducen sus gastos en tarifas de gas y luz que explican claramente dentro de su portal web.

Quienes frecuentaban al creativo Cabaret Voltaire para sus inicios, eran personas que odiaban el nacionalismo, el progreso y las razones que habían provocado la guerra para ese entonces, la premisa que se manejaba en ese momento era “bailar al compás de su propio y personal bumbum”, convirtiéndose en el bar del momento un título que ha mantenido hasta ahora, así de multivalente puede ser Zúrich, un lugar que es cuna de bancos y barrios llenos de historia artística.

Dentro del Cabaret Voltaire los artistas en nacimiento se reunían para poder leer poesía, componer canciones o hablar tonterías, muchas personas que en el día tomaban café pero en las noches se dedicaban a bailar sin ritmo alguno, gritar, aullar y en fin demostrar su talento hacia los demás.

Así fue durante muchos años hasta el día de hoy, que el Cabaret Voltaire desde el 2002 dejó de ser solamente una simple cafetería histórica para convertirse en un museo del dadaísmo, organizado por Mark Divo quien es el actual dueño de este establecimiento que es rico en historia. Todo el que viaje a Suiza tiene la oportunidad de visitar esta cafetería-museo peculiar, en donde puedes tomar el clásico café sueco mientras contemplas diversas exposiciones artísticas, al igual que una pequeña biblioteca especial para todos los entusiastas del dadaísmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *