4 empresarios bajo el anonimato abren un cabaret de lujo en Madrid

De acuerdo a lo informado por fuentes confiables de las finanzas administradas en España, cuatro socios se han unido para construir una asociación teatral privada para así convertir el enclave en el “Moulin Rouge” de la capital española. El antiguo Cine Bogart de la calle Cedaceros de Madrid, posee nuevos inquilinos y se ha reconvertido en el “Bogart Club”, a pesar de que todos a ciencia cierta desconozcan quienes son, de acuerdo a las crónicas periodísticas publicadas, se trata de 4 empresarios anónimos que aspiran a dar una vida nueva al viejo edificio y así reconvertirlo en un cabaret de lujo, cuyo estilo es igual al del “Moulin Rouge”ubicado en París.

Para poder conseguirlo, estas 4 mecenas culturales han constituido una destacada asociación teatral privada, a la cual han puesto el nombre de “Amigos del Bogart”, quien es la que va a encargarse en un principio de gestionar el nuevo negocio y que ya ha completado en tiempo récord la restauración del edificio; el inmueble que se ahora está completamente remozado parece haber recuperado su esplendor de antaño, de acuerdo a la información de su flamante página web, además de ofrecer espectáculos de Cabaret este también podrás ser alquilado para eventos empresariales en horarios matinales.

Por los momento, de acuerdo a lo informado por el diario 20 minutos, la propiedad de ese edificio aún sigue siendo parte de los bienes que posee la empresa inversora Agustín Batuecas Torrego, quien es actualmente el mayor accionista particular de ACS, compañía que es la constructora presidida por Florentino Pérez, quienes se han negado a facilitar la información sobre la identidad de los nuevos inquilinos. Sin importar quienes sean los que están detrás de esto, su proyecto de ocio para hombres y mujeres hasta los momentos ha tenido más éxito con estos propietarios, en comparación con los otros proyectos que se han tratado consolidar dentro de este espacio, entre los cuales se incluyen otros propietarios que intentaron convertir este local en una asociación de recuperación de espacios, el cual quería convertir el inmueble en un contenedor de eventos culturales.

Ahora en lugar de eso, ya es un club social privado cuyos espectáculos serán disfrutados solamente por los asociados, de hecho las puertas se encuentran controladas por vigilantes de seguridad siguiendo órdenes de no dejar pasar a todo el mundo, al parecer los impulsores de este “Moulin Rouge” madrileño quieren reservar un poco su espacio para un “target social concreto”.

“Este es una propuesta ideal para atraer  a los consumidores, como estudiante actual del MBA en gestión de turismo y ocio, me puedo dar cuenta que es una estrategia especialmente buena para los compradores con clase y mucho sentido de la privacidad, el Boquet es una ventana al futuro del entretenimiento que depara a España”- comentó Julio Rodríguez, actual empresario involucrado en la televisión y programas de entretenimiento, quien actualmente cursa MBA en turismo dentro de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *